alexa Galardonado fotógrafo israelí insta a proteger la vida silvestre a través de su lente

Roie Galitz, de Tel Aviv, que se siente atraído por los paisajes helados, advierte que la desaparición de los osos polares es el "canario en la mina de carbón" del mundo

CAMBIO CLIMA
Imagen principal de Roie Galitz: Una hembra de oso polar con sus cachorros
en un trozo de hielo flotante, Svalbard, verano de 2018

Mientras viaja por algunos de los lugares más septentrionales de la Tierra, Roie Galitz se apresura a capturar los paisajes que desaparecen y los animales que viven en ellos, en un intento por hacer que su difícil situación sea real para las personas de todo el mundo.

Galitz es un galardonado fotógrafo israelí de la vida silvestre y embajador de Greenpeace. En el período previo a la Conferencia Climática COP 26 que comenzó en Glasgow, Escocia, el 31 de octubre, y donde el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, intenta convencer a los líderes mundiales para que tomen medidas más ambiciosas para reducir las emisiones del calentamiento global, Galitz habló sobre su trabajar en el podcast de Times of Israel, El tiempo lo dirá, y compartió algunas de sus imágenes favoritas.

"Como israelí, con sede en Tel Aviv, me atraen las cosas que son más diferentes de mi hogar", dice. “Me gusta llegar lo más lejos posible. Me encantaría ir a Marte, pero como todavía no podemos ir allí, me encanta ir a los lugares más fríos".

Entre sus lugares favoritos se encuentran Svalbard, un archipiélago noruego en el Océano Ártico, la Antártida y la península de Kamchatka en el Lejano Oriente ruso.

CAMBIO CLIMA
Romance Ártico, Svalbard, abril de 2019. Un oso polar macho
demuestra su dominio para atraer a la hembra. (Roie Galitz)

"Me encanta la capacidad de contar historias", dice. “Con la fotografía, puedo llevar a la gente en mis aventuras por todo el mundo. Puedo tomar un trozo de algo de lo que solo yo soy testigo y guardarlo para siempre, congelando un momento fugaz para la eternidad".

Los viajes de Galitz a los climas más fríos lo han enfrentado cara a cara con algunos de los efectos más extremos del cambio climático, ya que los efectos del calentamiento global se están viendo más rápidamente en los polos norte y sur.

“Esto es lo que me ha llevado a la diplomacia ambiental”, dice. Antes de que comenzaran tales viajes, escuchaba sobre la crisis climática en las noticias, como todos los demás, pero la relataba como algo lejano y no de relevancia personal.

"Cuando vas a esos lugares, año tras año, ves los inmensos cambios que están sucediendo".

El hielo blanco refleja más energía del sol de regreso al espacio que la tierra oscura y el agua, explica. Sin hielo marino, la Tierra absorberá más radiación solar, calentando aún más el planeta.

"Allí se ven los glaciares derritiéndose, los osos polares muriendo de hambre, un Ártico sin hielo, el Pasaje del Noreste abriéndose". El pasaje es una ruta de navegación entre los océanos Pacífico y Atlántico, a lo largo de las costas árticas de Noruega y Rusia.

CAMBIO CLIMA
Búsqueda de comida: una hembra de oso pardo de Kamchatka
busca peces con los que alimentar a sus cachorros en el sur de la península de Kamchatka,
Extremo Oriente ruso, agosto de 2018 (Roie Galitz).

Algunas de las fotografías de Galitz tratan directamente de los efectos del cambio climático.

Pero más a menudo, se acerca a la vida diaria de sus sujetos, mostrándolos jugando, alimentándose y apareándose. 

"Una cosa es fotografiar cosas deprimentes, pero trato de humanizar a los animales, para hacerlos más identificables, agradables y adorables», dice. "Cuando las personas se preocupan por algo y luego se lo quitan, por lo general se preocupan más".

En las explicaciones de sus fotos y las numerosas charlas que da, incluida una en una convención TED en Glasgow hace dos años, Galitz conecta sus imágenes con el efecto de las acciones de la humanidad en lo que él llama la "carrera de relevos de la vida", durante la cual todos los seres vivos se esfuerzan por pasar el «testigo genético» de una generación a la siguiente, para mantener la especie en marcha.

Una de sus fotografías, que muestra a una joven leona comiéndose el cadáver de una vieja elefante hembra que murió por causas naturales, simboliza para él el ciclo interminable de la vida. A principios de este mes, le valió un gran elogio en los prestigiosos premios de Fotógrafo de Vida Silvestre del Año en el Museo de Historia Natural de Londres.

Galitz ama particularmente a los osos, que dice que son súper inteligentes, junto con todos los grandes mamíferos, muchos de los cuales son depredadores ápice.

CAMBIO CLIMA
"Rey de la playa" muestra a una gran morsa macho custodiando
su harén en el fiordo de Svalbard. (Roie Galitz)

"Hemos visto en todo el mundo que cuando se eliminan los súper depredadores o cualquier especie clave del medio ambiente, todo el ecosistema puede colapsar".

Cuando se le pregunta por qué la gente debería preocuparse por la extinción de los osos polares a miles de kilómetros de distancia, él responde que son súper depredadores y especies clave –criaturas que ayudan a definir un ecosistema completo– y que, si se eliminan, toda la cadena de la vida se ve afectada. Países como Islandia y el Reino Unido sentirán el impacto, dice, porque con más focas en los océanos, habrá menos peces.

A escala global, dice, los osos polares son como “el canario en nuestra mina de carbón”, advirtiéndonos de las muchas consecuencias del deshielo masivo, como el aumento del nivel del mar, que pondrá en peligro a millones de personas en todo el mundo.

Galitz dice que si no fuera optimista de que la crisis aún podría controlarse, no estaría haciendo lo que hace.

“Hay muchas cosas que podemos hacer al respecto. Solo estamos tratando, como hicimos con la pandemia [Covid-19], de aplanar la curva. Esperemos que las generaciones futuras sepan cómo arreglar nuestro lío mejor que nosotros”.

Galería
Apareamiento de osos polares, Svalbard, abril de 2019.jpg Atardecer en el Serengeti, guepardo y sus cuatro cachorros observan la puesta de sol en el sur de Serengeti, Tanzania, marzo de 2017.jpg Descanso de verano, en Svalbard, durante el verano cálido de 2017, cuando los osos polares descansaron todo lo posible para conservar su energía hasta que regresan al hielo.jpg Galardonado fotógrafo israelí insta a proteger la vida silvestre a través de su lente.jpg Maternidad, mona de nieve japonesa y su bebé se relajan en las piscinas termales de Jigokudani en Nagano, Japón, febrero de 2019.jpg Oso pardo de Kamchatka con salmón rojo en la boca, sur de la península de Kamchatka, Lejano Oriente ruso, agosto de 2017.jpg Ultimo abrazo, elogiada por los jueces de Fotografía de vida silvestre. Parque Nacional Tarangire, Tanzania, marzo 2019.jpg ‘Fotografoso’ tomada en Svalbard en verano de 2018, muestra gran oso polar macho que ahuyentó a Galitz para ver a través de la lente.jpg