alexa Negocios
PRIMAVERA
Este recinto prehispánico, que se encuentra a 45 kilómetros de Guadalajara

El Equinoccio de Primavera en la zona arqueológica de Guachimontones, tendrá actividades especiales del sábado 19 al lunes 21 de marzo, organizado por l 'a Oficina de Visitantes y Convenciones de Guadalajara. 

Este recinto prehispánico, que se encuentra a 45 kilómetros de Guadalajara, se diferencia del resto por sus pirámides circulares y su simbología, que son únicas en el mundo. Así, además de recargarte de energía, podrás apreciar esta arquitectura y entrar en contacto con una de las culturas ancestrales de nuestro país.

Las actividades darán inicio el sábado 19 de marzo a las 9:30 de la mañana con el toque de caracoles prehispánicos y el saludo a los cuatro puntos cardinales en la zona arqueológica. A las 11:00 se llevará a cabo el juego de pelota en la explanada del Centro Interpretativo Guachimontones. En el mismo sitio, a las 4:30 de la tarde, se hará ofrenda a la abuela, seguida del juego de pelota a las 5:00. 

El domingo 20 de marzo, inicia la jornada a las 9:30 de la mañana con el toque de caracoles prehispánicos y el saludo a los cuatro puntos cardinales. A las 11:00, habrá juego de pelota, seguido de la Danza Ceolín al medio día. A las 4:30 de la tarde, se realizará ofrenda a la abuela, seguida del juego de pelota a las 5:00 y de la Danza Ceolín a las 6:00 de la tarde.

Para concluir con el programa del Equinoccio de Primavera, el lunes 21 de marzo, a las 9:30 horas será el toque de caracoles prehispánicos y el saludo a los cuatro puntos cardinales, seguido de ofrenda a la abuela, a las 10:00 de la mañana. A las 11:00 habrá un juego de pelota y al medio día, Danza Ceolín. El juego de pelota, será a las 5:00 de la tarde, y las actividades finalizarán con la Danza Ceolín a las 6:00.

Historia de Guachimontones. Este centro religioso fue construido por antigua civilización en el periodo de 350 a. C. hasta el 350 d. C.  Fue descubierto por el arqueólogo Phill C. Weigand y la historiadora de arte Arcelia García en la década de 1970. El hallazgo sorprendió al mundo gracias a la arquitectura, que era diferente al resto de construcciones de Mesoamérica, y significó aportación al patrimonio arquitectónico mundial. 

Las pirámides principales, el Gran Guachi y La Iguana, constan de bases cónicas escalonadas rodeadas de plataformas rectangulares, que a su vez forman patios circulares. Esta simbología fue planeada por la civilización “Tradición Teuchitlán” para poder comunicarse con sus dioses y representa un antecedente del Rito de los Voladores, pues en esta zona se han encontrado vestigios del palo volador mucho más antiguos que en Papantla y de otras regiones del país.

¿Cómo llegar? Desde Guadalajara, se toma el autobús desde la Antigua Central Camionera hasta Teuchitlán y de ahí contratar tour a caballo o tomar taxi hasta la zona arqueológica. En auto, se toma la carretera Guadalajara–Ameca, y luego, seguir por la desviación a Teuchitlán.

La entrada general al museo y a la zona arqueológica cuesta 30 pesos; 15 pesos con credencial de estudiantes, maestros y adultos mayores. La entrada es libre para menores de 12 años.